sábado, 2 de febrero de 2013

HITCHCOCK SEGÚN PSICOSIS


Citando a mi admirado profesor Enrique Valdivieso "para ser un genio hay que estar un poco loco" y parece que es lo que esta película ha pretendido mostrar del maestro del suspense. Nos ofrece a un Hitchcock obsesivo, compulsivo, meticuloso, mucho más narcisista de lo que habíamos imaginado que era hasta ahora y por supuesto, exigente.

Quizás esta sea las subjetiva de mis criticas, he de confesarlo, soy gran admiradora tanto del interprete como del personaje... y aunque Sacha Gervasi pasa casi de puntillas por detalles más profundos de la vida del directo, a grandes rasgos y por supuesto, gracias a las soberbias interpretaciones de Hopkins y Mirren, el film satisface e incluso emociona.
Con cierto formato televisivo se nos muestra a un Hitchcock enfrentándose cara a su inspiración, dejándose arrastrar e invadir por ella. Y por momentos haciendo paralelismos entre ficción y realidad. Quizás para mi, aparte de la interpretación, ha sido lo mejor, el imaginar como se desarrollaba el proceso creativo en la mente de este genio y verlo hecho imágenes.

Gervasi ha hecho un minucioso trabajo, para mostrarnos todos esos elementos con los que Hitch contó para realizar la que se convirtió en su obra maestra 'Psicosis' todas objeciones con las que tuvo que lidiar, incluida la relación de la pareja protagonista, cuyo matrimonio tuvo que salvar un importante obstáculo debido a la autofinanciación del film. Protagonistas que como he señalado antes están soberbios; no defraudan los secundarios, no al nivel de los protagonistas eso si, pero bien.

La meticulosidad de esta película queda reflejada en el maquillaje, la caracterización de los secundarios es asombrosa, bastante-mucho parecido a los de la original 'Psicosis'; atentos sobre todo a James D'Arcy, parece que Anthony Perkins haya resucitado.

En definitiva, una muy buena película para disfrutar de excelentes interpretaciones y descubrir un poco más a una de las obras maestras de la historia del cine, y como su genio creador la convirtió en una película de culto gracias a la inestimable ayuda de su más sólido pilar en la vida, su esposa Alma Reville.

Una advertencia, si no habéis visto 'Psicosis' mejor que la veáis antes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada