jueves, 21 de febrero de 2013

'AMERICAN BEAUTY' FRUSTRACIONES Y APARIENCIAS HECHAS ARTE


American Beauty 1999
Director: Sam Mendes
Reparto: Kevin Spacey, Annette Bening, Thora Birch, Wes Bentley, Mena Suvary, Chris Cooper, Allison Janney...

¿Cosiderar 'American Beauty' una crítica al "american way of life" (el modo de vida americano)? No, porque personalmente creo que es una critica a las falsas apariencias de la sociedad occidental en general. Eso sí, hecha desde el punto de vista "americano"

La historia comienza con poderoso plano aéreo que nos acerca lentamente al lugar que será el núcleo central y acompañado por una voz en off del que será el protagonista y nuestro compañero de viaje en estas 2 horas de intensidad. Lester (Kevin Spacey) es nuestro protagonista. Un cuarentón en plena crisis emocional, que vive en una fabulosa casa de un barrio tranquilo, al más puro estilo americano; y que comparte con su mujer Carolyn (Annette Bening) y su hija adolescente Jane (Thora Birch). Aparentemente la familia Burham es la familia perfecta, pero sólo en apariencia, ya que Lester se encuentra en ese punto se "toca techo" y la frustración le hará explotar. Vive concienciado en que su mujer y su hija lo desprecian profundamente.

Varios acontecimientos llevarán a Lester a procesar una evolución de sí mismo. La perdida de su trabajo; conocer a la atractiva amiga de su hija, Angela (Mena Suvari) una chica que tiene una visión muy frívola y superficial del sexo opuesto, y con la él llega a obsesionarse. Y la llegada de una nueva familia al vecindario formada por el coronel Frank Fitts (Chris Cooper) su esposa Bárbara (Allison Janney) , quién parece sufrir algún tipo de letargo mental y su hijo Ricky (Wes Bentley). A lo que hay que sumar, la relación de la mujer de Carolyn, que es agente inmobiliaria, con un feroz genio de este campo.

Una larga lista de elementos van a ser analizados a través de este complejo elenco de personajes: la homosexualidad, la pederastia, el adulterio, las drogas, el fascismo, la ambición, la frustración y sobre todo las apariencias. Esto último, esa apariencia, ese "qué dirán" es elemento clave para el comportamiento de estos personajes que tratan de restarle importancia a ese ojo critico de la sociedad que nos somete a un continuo juicio.
La crisis de los 40 y las inseguridades adolescentes son temas principales, porque ambos están llenos de frustraciones y búsquedas de un camino hacia una posible felicidad. Y es que a pesar de que todo en este el film parece muy cruel, sórdido y pesimista, lo mejor es que nos acaba dejando un mensaje positivo.

Una magnifica dirección de Sam Mendes, de esas que dejan huella y hacen escuela, ya que su manera de narrar de esta historia marcaron un sustancial cambió y se ha podido ver en películas posteriores como en 'Cadena de favores', 'Election' o 'Lejos del cielo'. Planos cargados de innovación y movimientos de cámara que apenas se habían visto en el cine con anterioridad. Junto con una magnifica fotografía de Conrad C. Hall hacen de esta película un placer para los sentidos, con escenas que permanecen en la memoria, tanto por su carga emocional, como por la belleza artística.


La genial interpretación de Kevin Spacey, que es perfecto para este personaje, con sus defectos y su magnifica expresividad, que logra que simpaticemos con él. Derroche de talento de Anette Bening, Chris Cooper y Wes Bentley, este último enamora. Quizás las más flojas, artísticamente hablando, sea las chicas, quizás un "pelín" cortas, pero da igual, todo está perfectamente engrando y no importan que se baje poco muy poco el nivel actoral con ellas. Llegan a gustar a pesar de todo.

Mención aparte he de hacer de la música, compuesta por Thomas Newman. Soberbia banda sonora con una originalidad única que despierta muchas sensaciones durante el visionado de este film.

Me he prolongado mucho, lo sé, pero esta película lo merece. Y es que este análisis del hombre conformista con su rutina que, súbitamente decide romper con todo para encaminarse hacia un nuevo "yo"; Es una delicia digna de ser analizada y sobre todo, vista. Los encuadres, la luz, la colocación de la cámara en su justo y preciso lugar, la escenificación, el aire preciosista, todo ello hacen de esta película una obra de arte en movimiento.

Dejo aquí, para deleite de todos, el ejemplo de que hasta en las cosas más insignificantes podemos encontrar una belleza extrema. Mi escena favorita de esta película ganadora de 5 Oscars:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada