miércoles, 5 de febrero de 2014

'LA GRAN ESTAFA AMERICANA': LA GRAN ESTAFA DE DAVID O. RUSELL


Pues si que eligieron bien el titulo en esta ocasión, porque la película ha resultado ser ser una autentica estafa. Sí, haber me explico, resulta que vas al cine con altas expectativas sobre una lo que parece ser una de las mejores películas del año y lo que te encuentras es una decepción fuera de lo común.

Sinceramente no salgo de mi asombro, con un plantel de actores de la categoría de los que aparecen en el largometraje no entiendo como se consigue desaprovechar tanto talento. El guión no llega a despegar nunca, la historia en sí apunta bien, pero el desarrollo de la misma es tedioso, demasiado lineal y con poco ritmo ascendente, por no decir ninguno. No hay nada que excitante que te mantenga con el alma en vilo o despierte algún tipo de emoción, le falta energía -se me hizo eterna- Y tengo que decir que me resulta una verdadera lástima que haya sido así, porque prometía y mucho (el argumento quiero decir)

La historia nos traslada a los años 70 y nos presenta a Irving Rosenfeld (Christian Bale) un astuto estafador que junto con su "socia" Sydney Prosser (Amy Adams) acumularan infinidad de exitosos "negocios" hasta que por manos del destino acabaran viéndose obligados por el agente Richie DiMaso (Bradley Cooper) a colaborar con el FBI. DiMaso es un tempestuoso e inestable agente que levanta una lucha personal contra políticos y mafia. Vale hasta aquí todo pintaba muy bien, pues por desgracia poco partido se le sacó a esta historia.

Por supuesto no todo es negativo, porque a pesar de lo mal resuelto que está este film, he de decir que la actuación de Bale y Cooper son formidables. Así como la de Jennifer Lawrence, que a pesar de su, no extensa participación, todas sus escenas parecen cobrar vida más allá del aburrimiento. Derroche de talento y genialidad sin duda.

Siento no poder decir lo mismo de la otra protagonista femenina, Amy Adams. Se que muchos no estarán de acuerdo conmigo, pero en mi opinión a esta chica, en este papel se la ha sobrevalorado. No transmite, no engancha, el papel le viene grande o sinceramente es que no le viene. Y he de añadir que parece que Rusell se ha empeñado en que todo el mundo se fijara en ella -y no lo digo por los infinitos escotes que muestran más que sugieren- prácticamente no aparta la cámara de ella, y siempre muy encima, muchos primeros planos. Demasiados.

Primeros planos y planos muy cortos. Movimientos de cámara repetidos una y otra vez -de la cara a las manos, de las manos a la cara. "Zoom in" constantes- Asfixia a los personajes con tanto recurrir a esos planos cortos, no hay vida cinematográfica, no hay movimiento natural. Agota. Y es una verdadera pena, porque no podemos disfrutar como es debido de una ambientación y una puesta en escena que parece genial. Sin duda una de las cosas que he echado de menos en cuanto a nominaciones para los oscars de esta película es el "vestuario" y "maquillaje y peluquería". Lo merece mucho más que el resto de categorías a las que esta película ha sido nominada.

Otro punto a favor es la banda sonora. Sin duda intachable, magnifica. Muy bien seleccionada y puesta en relación con la acción.

La película ha resultado ser una estafa muy bien perpetrada por este director de grandes actores, porque lo único que consigue algún magnetismo en esta película es la actuación de algunos de sus actores, los estilismos y una banda sonora que engancha con clásicos himnos setenteros, por lo demás hemos caído como auténticos primos ante las argucias de este trilero hollywoodiense de David O. Rusell.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada